El equipo gaditano casi da la sorpresa en su visita a Córdoba

En ocasiones, hay derrotas que dignifican, y esta ha sido una de ellas, pues las isleñas viajaban a Córdoba muy mermadas, con la importante baja de última hora de Paula Nolasco, a la que se unió, a poco de comenzar el partido, la de Raquel, lesionada en una mano.

Lejos de venirse abajo, las cañaillas tiraron de orgullo y plantaron cara a las locales, que llegado el minuto cinco,  ganaban 10 a 2.

De inmediato, las chicas de Cristóbal reaccionaron, y con una Cristina desatada, 2 puntos de Sara y un triple de Nuria, lograban un parcial de 0 a 12 para concluir el primer cuarto 14 a 14.

A mitad del segundo cuarto, las locales lograban un parcial de 9 puntos gracias al acierto en el tiro exterior, pero dos triples de Nuria, más 4 de Cristina reducían diferencias y se ponían a 4 en el marcador.

Tras el descanso, DEZA Maristas entró muy enchufado y mantuvo la ventaja, además pese al buen juego de las gaditanas, su poco acierto desde la línea de tiro libre le hacía casi imposible acercarse más al marcador. El cuarto terminaría 56 a 45.

Ya en el último periodo, la diferencia prácticamente se mantuvo. Varios intercambios de canastas con Sofía, Nuria y Cristina como protagonistas para las locales y Rodríguez para las visitantes hacían el partido muy emocionante, sin embargo, el gran acierto de esta última que metió 8 puntos en dos minutos, hizo prácticamente imposible la remontada para las cañaillas.

Bravo por las ocho guerreras, que ante las adversidades, se crecieron y le pusieron las cosas más que difíciles a un equipo complicado de ganar en su campo.

“Verdaderamente, ha merecido la pena darse el madrugón para ver hoy este partido”

Crónica del SD Candray